¿Y si somos más guasones que hombres murciélagos?

Dos-Caras habla como si hablara consigo mismo, o con su “otro” mismo: "Piensas que podemos ser hombres decentes en tiempos indecentes. Pero, estás equivocado; el mundo es cruel, y la única moralidad en un mundo cruel es el azar..." Lanza su moneda, y agrega: "...sin influencias." Mira al teniente Gordon y remata: "...imparcial. Justo."

El Guasón le dice al Batman: vivir sin reglas es la única forma sensata de vivir en este mundo

The Dark Knight. Traducción Libre



Personas habrá a las que les parecerá extraña la recomendación, otras dirán que es una desviación pequeño burguesa típica de mi parte.

No faltará quien sostenga que esas pendejadas de artistas son pura masturbación intelectual que en nada influyen en nuestras vidas cotidianas. No importa, creo que en ocasiones el arte provoca reflexiones importantes sobre nuestro entorno, y muchas veces las reflexiones influyen en nuestras prácticas, y las prácticas nos permiten redefinir el mundo en que vivimos.

Sin más rodeo, quiero recomendar la más reciente versión del Batman, llamada "The Dark Knight", ¿El caballero de las sombras? ¿El caballero tenebroso? ¿El caballero nocturno?, ¿El caballero oscuro? Tradúzcalo como quiera pero vaya a verla. Es una película provocadora que nos dice mucho a todas las personas que la vean. Sean o no amantes del cine.

Si no padece usted de cinefilia, pero le preocupa la ética de la postmodernidad, y no sabe cómo las sociedades pueden lograr el respeto a las leyes, y se queda estupefacto ante la corrupción y el poder de las mafias, y se impacienta al ver tanta indefensión, vaya a verla, y reflexione sobre el gran dilema del teniente Gordon en su relación con el Batman: la lucha contra el crimen respetando la ley, como debe ser, es imposible en una ciudad Gótica capturada (casi como nuestra nación) por el lavado y la corrupción, por lo que de vez en cuando se les hacen sus trampitas a la ley para lograr que se cumpla la ley, ¿desconcertante, no?

Si a veces piensa que este mundo sólo se arregla a tiros, que no se puede confiar en nadie, que el comportamiento corrupto se generaliza, y la moral es una antigualla de museo, vaya a verla pensando en Harvey, el procurador fiscal.

Si cree que las leyes no pueden contra la maldad que nos rodea, y desencantado y perpleja grita: ¿qué carajo podemos hacer?, vaya a verla y préstele atención a Bruce Wayne y su amor, y su cruzada, y su sacrificio, y su máscara de playboy superficial. Sí, su gran sacrificio. Ese ser quien no se es, para ser quien se quiere ser.

Si cree que la verdad siempre redime a alguien de algo, corra a una sala donde exhiban el Batman, y piense en el corazón de la recta ayudante del fiscal Rachel Dawes, el amor del Batman, el amor del fiscal Harvey.

Si en ocasiones se le hace incomprensible el comportamiento de ciertos políticos, de ciertas personas, y se pregunta: ¿cómo hay gente que se hunde irreflexivamente en el cieno asqueroso de la maldad?, piense en el Guasón, un personaje de carácter nietzschiano porque ha elegido su propia vida, sin atadura sociales, sin sentido de culpa, es como niño no socializado que abomina de convenciones sociales y enfrenta el consumismo, es un "superhombre" en el concepto de Nietzsche, que ha entrado en una espiral indetenible, en la cual sólo le importa demostrar que su filosofía es la filosofía del mundo, que es producto de una época, y hasta cierto punto, que simboliza el futuro de la humanidad, y recuerdo esa frase de Marx: “corazón de un mundo sin corazón”, no sé porque la recuerdo, pero estoy seguro que el Guasón es el único ser auténticamente libre en toda esta historia.

Si piensa en lo tenue de la línea que separa el bien del mal, y cree que lo que necesita nuestra nación es un liderazgo inspirador, un salvador que nos diga cuál es el camino, y al cual terminaremos siguiendo todos y todas, vaya a verla y piense en la compleja vida de Bruce Wayne, y en las opciones del Batman, en los dilemas ético que se le presentan.

Si cree que la construcción es colectiva, y que a fin de cuenta somos dueños de nuestra vida y nuestra historia, vaya a verla y fíjese en la soledad del Batman, en la tragedia de Harvey, en la familia de Gordon, y en la decisión final que el Batman comunica a Gordon, mientras Harvey... no puedo decir más porque sería contar algo trascendente para la historia.

Si se siente abrumado por el trabajo que realiza, si cree que, en ocasiones para llegar al cielo hay que pasar por el infierno, por lo que a veces el camino hacia el bien se ve adobado de maldad, observe la decisión de Lucius y sus palabras: “te ayudo, pero después me voy, porque esa máquina y yo no somos compatibles...” ya entenderán, cuando vean la película.

Si en ocasiones cree que la humanidad, a fin de cuenta, tiene una pulsión animal que le lleva al individualismo egoísta, que hombres y mujeres buscan salvarse a sí mismos a costa de quien sea, sin importar las vidas que cueste, “las vidas que pueda costar”, piense en el destino de los dos barcos, y la naturaleza de las personas que están en ambos, y en quién toma la decisión (o quien no la toma) en cada uno de los barcos, ¿quién se atreverá a apretar el interruptor primero?... y los demás dejan hacer, ante lo perplejamente complicada que es la situación, ¿tenemos una pulsión hacia la inercia?

Si padece usted de cinefilia, preste atención a esa atmosfera asfixiante, a esa historia que se sucede de manera vertiginosa, que da respiro para pensar un poco, pero de repente retoma la velocidad y la violencia que podrían caracterizar una de las grandes ciudades de cualquier país.

Note la forma compleja en que las sicologías de los personajes son desarrolladas, si bien no son personajes de comic, el guión es original, hasta cierto punto y pensando en Sin City, Camino a Perdición, uno se convence que el comic, ha devenido en el arte de estos tiempos, en la forma de expresión del hombre y la mujer de este mundo cegado por la magia de las luces, el video y la vida rápida. Los personajes de esta película son metáforas de la vida real, ¿arquetipos literarios?, observe como una acción o una palabra retrata la compleja vida interior del guasón, del batman, del jefe del teniente Gordon, de Harvey, de Lucius, de Rachel, de Alfred, y hasta de un chino que se larga para Hong Kong…

Si le gusta el cine disfrutará la fotografía, el montaje, la edición, la construcción de esa ciudad gótica que no puede ser más barroca, el uso del claroscuro, sí la iluminación, y las actuaciones. Le hablarán de la gran actuación de Ledger como el Guasón, ah, pero no, no es Ledger el único responsable de su actuación: le han dado el mejor papel de la película, el personaje más interesante. La fuerza de este Guasón, no se la da sólo el actor, hay mucha responsabilidad del guión y del director, de ese Nolan que ha redefinido el mito del Batman, que nos ha construido una metáfora descomunal, sobre las leyes, la ética, la moral, y las decisiones individuales que tienen impacto en lo colectivo, y sobre todo el sacrificio… el sacrificio…

Piense que a veces hay verdades que es mejor no saber, que es bueno tener alguien fiel que nos cuide de la verdad, de nosotros mismos, y usted, cuando la vea, piense en esa carta, que el amor del Batman entrega a Alfred:

El amor del Batman: "Dáselo cuando estimes necesario".
Alfred: "Cómo lo sabré".
El amor del Batman: "El sobre está abierto".

Bueno, posiblemente no sean las palabras exactas, pero por ahí va la cosa, y por ahí va la complejidad ético-moral de esta película, de este discurso de época, de este sentimiento epocal… la indefensión ciudadana, carajo; la indefensión ciudadana, joder; la responsabilidad humana, coño. ¿Será realmente “el hombre el lobo del hombre”?

Ramón Tejada Holguín

4 comentarios:

  1. Dice Víctor Manuel en su canción Carrusel: 'pídeme lo imposible y si lo dan avísame'. Tanto la medodía como la letra de la canción poseen un cierto aire irónico y jocoso. Empero cada vez que F. la escucha se echa a llorar sobre sus propios hombros: él sólo ha perdido cosas posibles, que, cada día más, se alejan de sus manos."
    La respuesta es sí. Esta cita y el artículo del blog se parecen pues son del mismo autor. Antes eligió una canción, ahora una película, pero la misma calidad literaria y el mismo contenido humano y social. Excelente, Ramón. !Felicidades! Pancho

    ResponderEliminar
  2. Jorge Tejada6:56 p. m.

    ¿Son los "intercambios de disparos" de esas trampitas para lograr hacer cumplir la ley?
    El peligro es que luego pretendemos ser mejores que esta para dirimir los casos combirtiendonos en Juez, jurado y verdugo.

    ResponderEliminar
  3. Obviamente que no Jorge, jamás defendería tal cosa. El texto completo va por un lado distinto a ese.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3:25 p. m.

    Magnífico. Me encantó el artículo. No sé si Nolan es un genio, pero esta película es una genialidad. Hay tantas escenas magníficas por su contenido político y crítica social. A muchos de mis conocidos las escenas de los barcos o ferrys les han parecidos aburridos o muy largos. Pero realmente a mi me encantó, es increíble la crítica social en esa escena. Los "buenos" y los "malos" quien es quien? Han pasado años del estreno de esta película pero la fuerza de la misma sigue tan vigente al menos para mí.

    ResponderEliminar