Las conversaciones necesarias o de cómo en la nación dominicana se necesita un debate democrático y honesto


Hay castillos de naipes que ya cayeron en la ignominia y obsolescencia y no hay que lamentarlo. Hay personas que buscan el figureo a toda costa y no les importa si una acción es o no favorable al sistema político. Hay fanáticos que no se interesan en conversar lo que conviene en el mediano o largo plazo, sino que simplemente observan la coyuntura, el cómo esta coyuntura les da o no beneficios políticos inmediatos.

Eso ni es debate, ni conviene al país. Ese tipo de personas lleva a contradicciones como las siguientes: 

Dicen que es inconstitucional exigir que una persona para que sea candidata dentro de un partido tenga un tiempo prudente de militancia dentro de ese partido del que quiere ser candidata, un tiempo que le haya permitido conocer los principios del partido y la visión de la sociedad que el partido debe tener, o sea, que aceptan que personas sin militancia ni tradición dentro del partido puedan ser candidatas.

Al mismo tiempo esas personas se oponen a que simpatizantes no organizados del partido, voten a través de unas primarias abiertas. Incluso mienten descaradamente sobre qué son y qué no son unas primarias abiertas.

Pero, hablemos. ¿Qué son las primarias?

Se llama primarias abiertas  a los procesos partidarios en los que las bases y simpatizantes de los partidos pueden votar por las candidaturas a cargos electivos. Es decir, son elecciones en las que los militantes y simpatizantes votan por quienes van a ser las y los candidatos a presidente, senadores, diputados, alcaldes y regidores.

No son los procesos internos para elegir  presidentes de los partidos, como dicen estos mentirosos, ni a secretarios generales ni a cualquier otro cargo de dirigentes partidarios.

En las primarias abiertas cualquier persona puede ir a votar en las elecciones para elegir las candidaturas a cargos electivos. En las cerradas solo pueden votar los militantes de los partidos, según un padrón elaborado por el partido.

En el país las primarias han tenido problemas y han sido de dos naturalezas:

En primer lugar, está uno que es intangible, o sea, se relaciona a la cultura política dominicana, a la forma en que se relacionan entre sí la ciudadanía, los partidos y sus dirigentes.

En segundo lugar, está el que es la expresión tangible de esa cultura política: A) lo licuado que han sido los partidos, es decir, tienen pocas reglas, su militancia sigue a las personas y no a proyectos y programas de cambio; B) en los partidos no existen árbitros internos respetados por todos los grupos y que puedan organizar primarias sin traumas; C) como no existe árbitros respetados por todas las corrientes internas y lo licuado de las reglas del juego, provoca que uno de los grandes problemas sea el enfrentamiento entre los diversos candidato y candidatas; y D) como no hay árbitros, tampoco hay confianza en quien puede organizar un padrón de simpatizantes y militantes depurado, y sin militantes inscritos a la carrera para ganar las candidaturas.
 
Por eso se ha reclamo que las primarias sean abiertas y simultáneas, o sea que todos los partidos realizarían sus primarias el mismo día, al mismo tiempo, organizadas por y con el padrón de la Junta Central Electoral.

Pero, la ley actual, fue y es sabia: exige que sean simultáneas, lo cual es básico, inteligente, necesario. Simultáneas para evitar que un partido vote en otro partido, para evitar que un partido influya en el otro, pero la modalidad de si abierta o cerrada la puede elegir cada partido.

Pero, se ha dicho que el problema de las primarias abiertas es que uno puede votar en los partidos que desee y por eso esa modalidad permite que un partido interfiera en las cuestiones de otro partido, ¿es así?

No, eso debe ser algún Castillo diciendo cosas. No, eso es falso. Uno puede votar en la boleta de un solo partido.

Cada votante solo puede votar en la boleta de un partido, y pide solo la boleta del partido de su preferencia.

La idea de simultánea es lo más importante porque:

A) Si todos los partidos la hacen el mismo día, usted se evita el transfuguismo. En las elecciones pasadas hubo un trasiego de cientos de personas que querían ser candidato/a a senador o diputado/a o alcalde/sa en un partido, y el partido se negó, y entonces se fueron a ser candidatos de otros partidos. Ya que todas las candidaturas se eligen simultáneamente en todos los partidos en esta modalidad,  usted no puede o no tiene chance de participar en unas primarias, perder y luego ir a negociar con otro partido su candidatura.

B) Ni los dirigentes ni los militantes de un partido podrán influir en las primarias de los demás partidos. Como son simultáneas y cada persona puede votar solo en un partido, nadie destinaría un contingente de sus militantes para que voten en otro partido, ya que eso serían votos que perdería el dirigente del partido. Como quien realiza el proceso es la JCE con su padrón, esta institución establecería los mismos mecanismos que se usan en las elecciones nacionales para evitar que una persona vote dos veces.

C) Se reduce el clientelismo y el impacto del dinero. Porque es más fácil comprar y ofrecer villas y castillas, o castillos, bueno, villas y castillas a un pequeño conglomerado, o sea, solo a los militantes del partido, que ofrecérselas a todo el conjunto de la ciudadanía que puede elegir ir a votar al partido de su simpatía por el dirigente de su agrado.

Esta historia  es bastante larga, y creo que la voy a continuar la próxima semana….

Podcast por la @super7fm
Ramón Tejada Holguín
Lunes 1 de octubre.


-->

No hay comentarios:

Publicar un comentario