La política migratoria: Entre un espléndido y hermoso carro de carrera y una política pública necesaria


Hay carros de carrera que pasan de 0 a 100 kilómetros por hora en segundos, por lo que llegan más rápido a la meta que se han propuesto.

Hay quienes parecen creer que las políticas públicas, por ejemplo, una política migratoria, deben ser como los carros de carrera.

Hay quienes piden que se pase de la ausencia total de reglas, normas y leyes en materia migratoria, a la solución total del problema, en tiempo récord.

Eso es imposible: no pueden resolverse cien años de desorden e inequidad en 6 años de gobierno. Además, 6 años no son culpables de lo ocurrido en cien años.

El beneficio de la rapidez del carro de carrera tiene un costo en eficiencia y sostenibilidad, va rápido pero contamina más y es muy caro.


La definición y ejecución de una política pública migratoria implica una inversión en recursos de todo tipo: monetarios, políticos, sociales e intelectuales.

A propósito hay quienes dicen que la política migratoria en el país ha fracasado. Y mal utilizan datos de la Encuesta Nacional de inmigración (ENI 2017) para afirmarlo.

Por ejemplo, el caso de la apatridía. Es totalmente falso que la ENI-2017 haya documentado la apatridia, esa no es más que una interpretación que va más allá de los datos de la encuesta, tampoco la ENI-2017 ha demostrado el fracaso del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros.

Pobre ENI, la tienen como la arepa. Unos la niegan y otros la usan para justificar criticas sin bases a la política migratoria.

En primer lugar en los datos suministrados de la ENI-2017 se establece que hay 253 mil 255 hijos o de ambos padres o uno de los padres de origen haitiano. A un genio se le ocurrió decir que todos estos descendientes de inmigrante del país vecino son apátridas.

Los datos de la encuesta publicados no dicen si tienen o no actas de nacimientos, o cualquier documento sea del país de origen de sus padres o del país de residencia.

Hay que notar que muchos de esos hijos e hijas pueden tener "sus papeles", debido a diversos programas que se han llevado a cabo.

En segundo lugar si uno de los padres es dominicano le corresponde la nacionalidad de manera automática, por lo tanto no sería apátrida, porque ese padre o madre puede haberlo declararlo.

En tercer lugar si ambos padres son haitianos, y al menos uno está regularizado (o sea tiene papeles) pueden declarar a sus hijos.

Finalmente en ninguna parte del informe de la ENI-2017 que se dio a conocer se establece que esas personas no tienen documentos o se les haya negado.

Así que en la ENI-2017 no se documenta apatridia, eso es una interpretación y esa interpretación, sin base en los datos, es muy discutible, pero muy discutible. Además es una interpretación, que se iguala a salir a decir que los datos dicen algo que no dicen, una interpretación que no le hace un favor a una encuesta de esa magnitud y elaborada con tanto rigor técnico.

Lo peor es quienes sabiendo que venimos de la ausencia total de una política migratoria a ir perfilando un mayor control fronterizo, estableciendo un plan de regularización y teniendo reglas cada vez más claras para la estadía de las personas extranjeras en el país, salen a criticar lo actual con el argumento de que no ha sido solucionado el problema.

Cuando se analiza la ejecución de una política pública no debe verse "si pasa de cero al final de la meta en tiempo récord". Es decir si soluciona el problema.

Debe verse si va por el camino correcto, si está teniendo frutos, si resuelve problemas previamente existentes y el cómo los resuelve.

El carro de carrera se evalúa por el motor y su nivel de consumo de combustible, pero es más contaminante.

A la política pública que busca solucionar un problema, no debe echársele en cara el pasado que precisamente esa política quiere solucionar.

Preguntas como:"¿Porqué no lo hicieron antes?", son perniciosas para la nueva política pública. Debemos celebrar que se hace ahora, y juzgar a los actuales por sus hechos actuales.

No es que olvidemos la historia, es que la coloquemos en el contexto. No es que obviemos el diagnóstico, es que no metamos a todo el mundo en el mismo saco y terminemos culpando a quienes trabajan en la solución del problema.

Los y las ejecutores de políticas públicas son personas con sentimientos, que funcionan con estímulos, negativos y positivos.

Hay siempre que felicitar las cosas correctamente hechas, así como denunciar y enfrentar las mal hechas.

Felicitar y defender lo bien hecho estimula a ejecutores a mejorar y los coloca en ventaja frente a quienes son adversarios de esa política. Empoderan a lo ejecutores, y le permiten ir cada vez más allá.

Las criticas sustentadas ayudan a mejorar efectivamente las políticas públicas.

Pero, pedirle a una política pública que sea como un carro de carrera, que pasa de 0 a 100 km/h en segundos, puede provocar el fracaso porque es muy difícil solucionar 100 años de descuido e inequidad en seis años de gobierno.

Ramón Tejada Holguín
17 de Septiembre de 2018
Poscast por la Super 7 FM

Se dice que es muy porosa, pero hoy está más cuidada y vigilada que nunca





Se dice que la frontera dominicana es muy porosa, y se acusa de que no está bien vigilada y cuidada.

Voy a resumir algunas de las acciones que se llegan al  cabo para el control migratorio, la seguridad y vigilancia en la frontera, para impedir la entrada al país de ciudadanos que no cuenten con la documentación requerida y evitar el contrabando de mercancías, drogas y armas.

Es un proceso que viene desde hace varios años e incluye colocar personal capacitado en la frontera, equipos con las herramientas más modernas y sobre todo estableciéndose controles para reducir las posibilidades de actos corruptos.

En marzo de 2018 se puso en marcha el Plan por la Seguridad Fronteriza, que incluye el envío de 900 soldados especialmente formados en la academia, con los que suman 5 mil 400  los militares cuya función es vigilar todos los cruces formales e informales que comunican a República Dominicana y Haití.

En 2014 se inauguró  un moderno Centro de Monitoreo y Análisis en la sede del Ejército Dominicano, para detectar a extranjeros que intenten ingresar al país sin permiso y para vigilar que los militares no acepten sobornos por parte de los traficantes de seres humanos.

150 cámaras de seguridad, diseminadas en puntos estratégicos de la zona fronteriza están conectadas a este Centro.  Se está en proceso de instalar 450 más.

El centro esta a cargo del Departamento de Inteligencia (G2) del Ejército, funciona los siete días de la semana las 24 horas.

Para el patrullaje fronterizo se entregaron  veinte (20) camionetas marca Ford Ranger; tres camiones marca JAC cama larga, cincuenta (50) motocicletas marca Honda XR de 150 cc., y diez (10) Four Wheels. Recientemente se les agregó 50 nuevos vehículos militares todo terreno y tres helicópteros. Y se desplegó una flotilla de drones, para cuyo manejo se capacitó a 30 oficiales.

Hay más de 40 puestos de chequeos desde la frontera hasta la Capital muy bien equipados para realizar sus labores

En junio de 2016, el Gobierno, con el apoyo de  la embajada de los Estados Unidos, instaló una unidad canina, que  cuenta con unos diez perros de la raza labrador, especializados en la búsqueda de drogas, explosivos, dinero y personas.  Están en diferentes puestos fronterizos: Jimaní, Elías Piña, Dajabón y Pedernales.

Se incrementó el patrullaje costero en la zona comprendida entre Manzanillo y Puerto Plata, así como en Pedernales y Barahona.

Se inauguró un puesto de control militar en Monte Cristi, específicamente en el lugar conocido como La Solitaria, en la entrada de Guayubín.

A finales de julio se inauguró un Puesto de Chequeo de la Fuerza de Tarea Conjunta e Interagencial en Jicomé, provincia Valverde. Otro puesto  similar fue inaugurado en Los Pilones, ubicado en el tramo carretero que comunica a las provincias Azua y Peravia.

Estos puestos se ubican en estas zonas porque se ha determinado que todo el que cruza la frontera terrestre debe pasar por uno de estos dos lugares.

El puso en operación un sistema de drones tipo Hovermast 100, adquiridos en Israel, que operan con visión efectiva nocturna en labores de búsqueda e inteligencia y también cuentan con capacidad de visión térmica.

Las funciones de estos puestos son: reforzar el control migratorio, prevenir el tráfico de personas, armas, sustancias controladas, evitar el contrabando de vehículos de motor, combustibles, mercancías, productos agrícolas ilegales y fortalecer los controles de sanidad animal y vegetal.


Como dije los puestos son manejados por la Fuerza de Tarea Conjunta e Inteligencia, en los Puesto operan todas las ramas de las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional, la DNCD, Migración, Aduanas, los Ministerios de Obras Públicas, Agricultura y Medio Ambiente, las direcciones de Sanidad Animal y Vegetal y la Procuraduría General de la República.

Se  tiene previsto la instalación de un moderno sistema de video vigilancia, que contará con la misma tecnología que el centro de control del 9-1-1, lo que permitirá mantener un monitoreo constante y atajar así cualquier conducta indebida.

Sabemos que hay campamentos precarios, por eso el Fondo Patrimonial de las Empresas Reformadas (Fonper) y el Ministerio de Defensa remodelarán y reconstruirán unos ochenta campamentos militares en la frontera con una inversión de 50 millones de pesos.

El Ministerio de Defensa coordina acciones en la frontera con el fin de que los fiscales apoyen a los militares instrumentando expedientes bien sustentados contra los traficantes de indocumentados y mercancías para que los jueces de esos distritos judiciales apliquen sanciones ejemplares.

Hace poco el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant), se reunió en Dajabón con empresarios y sindicatos del transporte público de la región norfronteriza, para para evitar que los indocumentados utilicen como medio de transporte los diferentes autobuses que parten desde Dajabón y Santiago Rodríguez hacia Mao, Santiago y Santo Domingo.

En conjunto con estas acciones, República Dominicana  aplica de manera rigurosa la Ley general de Migración y su reglamento de aplicación 631-11, garantizándoles a las personas repatriadas el respeto de los derechos humanos y una actuación en consonancia con los estándares internacionales, que contemplan la protección especial de los menores de edad, de envejecientes y de mujeres embarazadas.

Los datos de la segunda Encuesta Nacional de Inmigrantes 2017 (ENI) sugieren que las políticas implementadas por el Gobierno en materia de control migratorio han sido efectivas. Según la encuesta entre 2012 y 2017 la población de origen extranjero apenas creció 0.2 puntos porcentuales.

Ese reforzamiento de la vigilancia ha permitido que entre el 2015 y 2017 se hayan deportado más de 125 mil 398 personas haitianas irregulares, realizado 96 mil 292 retornos voluntarios por frontera terrestre, además de que otros 66 mil 432 nacionales haitianos fueron declarados como no admitidos.


Y a mayo del 2018 habían sido repatriados más de 31 mil 263 haitianos con estatus migratorio irregular.

En 2013 el Gobierno lanzó el Plan Nacional de Regularización, con el que se ha creado un registro confiable y sin precedentes de gran parte de los extranjeros residentes en el territorio nacional.

Por medio de ese Plan, que suscitó elogios de parte de organismos internacionales, se regularizó a más de 200 mil extranjeros, quienes han salido de las sombras, pueden integrarse a la economía formal y aportar con su trabajo al desarrollo del país.

Estas medidas de control migratorio, se complementan con otras iniciativas implementadas por el Gobierno en la frontera con el propósito de incrementar el arraigo y mejorar las condiciones de vida de los dominicanos en esa zona.

Se han construido cientos de escuelas, hospitales, estancias infantiles, Centros de Diagnóstico y Atención Primaria, Farmacias del Pueblo, proyectos de viviendas y carreteras y caminos vecinales.  Se ha fomentado el empleo a través del desarrollo de proyectos productivos en materia de agropecuaria, turismo, zonas francas, entre otros sectores.

El objetivo es mejorar la calidad de vida de los dominicanos y dominicanas que allí residen, de manera que no se vean motivados a emigrar. Estas iniciativas implementadas por el Gobierno, se corresponden con la Guía de Buenas Prácticas en Seguridad y Control de Fronteras desarrollada por el Banco Interamericano de Desarrollo.

Ramón Tejada Holguín
10 septiembre 2018
Podcast por @super7fm