Las cabezas del clientelismo

Confirmado, la degradación clientelar arropa la política dominicana. Ningún partido se salva, el clientelismo es ubicuo y se parece a la Hidra de Lerna: está en todas partes, le cortas una cabeza y le brotan dos. Cuando veo su gran poder doy vueltas al globo terráqueo pensando: ¿A qué país debe uno irse a vivir para escapar de tan terrible mal? Pero, no. No es invencible, hay esperanzas.

Empecemos por definir el clientelismo: es el intercambio de apoyo político por favores. El político da favores (que pueden ser en dinero, en especies, o en respaldo para acceder a bienes y servicios públicos) y recibe a cambio el apoyo de la persona que ha sido favorecida. Según esta definición, lo primero que habría que hacer para reducir el clientelismo es evitar que exista discrecionalidad en el uso de los recursos públicos de parte de las autoridades electas. ¿Cómo? Luchando por más transparencia, enfrentando acciones como la asignación a senadores y diputados de una "cartera" dedicada a "ayudar" a sus comunidades, ya que eso es clientelismo en su forma más burda. Pelear porque se cumpla con la Ley de Función Pública, que prohíbe que los funcionarios y funcionarias nombren a sus claques en los puestos públicos, y promueve que sea el mérito la forma de determinar los incentivos y las promociones a los empleados públicos. La primera cabeza del clientelismo nos dice que es un fenómeno político-institucional que debe ser combatido con acciones político-institucionales.



Otra de las cabezas del clientelismo nos remite a la cultura. Se confunde clientelismo con valores como lealtad y fidelidad. Emplear a un familiar incapaz en una organización pública, sea estatal o civil, es clientelismo y no lealtad. La ayuda a primos, hijos, hermanos y demás familiares es generalizada. Para unos, ayudar a quienes les apoyan es lealtad, y apoyar a quien le ayuda es fidelidad, pero las ayudas las sacan de nuestros bolsillos.


Una tercera cabeza es la siguiente: la política partidaria es una fuente de empleo, en la que ideologías y valores tienen un puesto reducido; es una industria en la cual la ciudadanía misma participa como ente activo. Peliagudo y complejo el asunto. ¿Qué hacer con las personas a las que los deficientes servicios de educación y salud no les permiten desarrollar sus capacidades, por lo que no pueden conseguir trabajos estables y bien remunerados? ¿Qué hacer con quienes logran estudiar y capacitarse pero la rigidez del mercado de trabajo les impide conseguir un buen empleo? Sí, el clientelismo tiene una base económica, que es la peor de todas las cabezas y debe ser atacada. ¿Cómo? Peleando por una política social universal: que nadie crea que para poder recibir un buen servicio público, o beneficiarse de programas sociales específicos, debe andar lamiéndole a un político esa parte en la cual la espalda pierde su nombre.

Las acciones propuestas aquí no son exhaustivas, el espacio no lo permite; son indicativas. El clientelismo es una de las fuentes primigenias de la corrupción, y es un fenómeno político, institucional, social, cultural y económica, por lo que debe ser atacado de forma multidimensional.

Ramón Tejada Holguín
El Caribe
24 mayo 2010

1 comentario:

  1. Hola,

    Interesante tu blog. Me gustaría que le echases un vistazo al mío y me dijeses qué opinas:
    http://findestemundo.blogspot.com/

    Muchas gracias.

    ResponderEliminar